Viajes Astrales

Un viaje o proyección astral es una experiencia extra corporal durante la cual el cuerpo astral abandona el cuerpo físico para viajar a través del plano astral. Algunas personas hablan de VIAJE o DESDOBLAMIENTO ASTRAL como de una situación en la que nos desprendemos o separamos de nuestro cuerpo físico.

En realidad esto ocurre siempre que nos sumergimos en el sueño fisiológico, o sea, cuando el cuerpo se duerme, quiere decirse que los sueños son “viajes astrales” o como se prefiera llamarlos…. ¡NO!

reiki-ciudad-real-albacete.jpg

 Mi experiencia inicial fue a los 13 años, cuando al regresar de las clases me tumbe en un sofá dejando caer mi cuerpo físico. Al rato de descansar, mi cuerpo estaba inerte e intenté levantarme  ¡No pude!  De repente volví a hacer un esfuerzo enorme por incorporarme. En ese momento, MUY CONSCIENTE de todo me puse de pie y al inclinar la mirada hacia abajo vi mi cuerpo físico inerte por completo sobre el sofá.

Esta experiencia me produjo cierto vértigo que inmediatamente hizo que volviese al cuerpo físico. Yo, por esta época, que era un niño que le apasionaban estos temas paranormales y “raros”, intenté reproducir la situación.  En no mucho tiempo, a través de procesos que hoy puedo describir como meditativos conseguía un estado de DUERMEVELA, donde mi cuerpo físico estaba dormido o tan cansado que mi psique flotaba dentro de mi cuerpo y era capaz de salir de él.

flores-de-bach-la-luz-de-ambar.jpg

Al principio, sin que nadie me guiase, utilizaba esta práctica para moverme por la casa; con el tiempo me era muy fácil entrar en este estado meditativo, de modo que incluso en el instituto, cuando me aburría, me desdoblaba e iba a visitar a mis compañeros a las clases aledañas, y luego los vacilaba diciéndoles que habían hecho durante mi visita astral.

A lo largo de estos años, he ido ampliando el rango de mis VIAJES ASTRALES ha espacios más lejanos tanto dentro del planeta Tierra como a otros espacios que no sabría bien donde situarlos, observando a parajes y seres de otros sitios o multiversos que no son terrestres.

Los VIAJES ASTRALES necesitan de una situación o estado de SUEÑO LÚCIDO quiero decir que estando en el “mundo onírico” nos damos cuenta del hecho de estar allí, mantenemos la lucidez, somos conscientes de ello y, por tanto, podemos movernos a voluntad incluso dirigirnos a lugares concretos.

la-luz-de-ambar-reiki-albacete.jpg

A lo largo de la historia, tenemos referencias a los VIAJES ASTRALES de tal manera que las experiencias de SANTA TERESA DE JESÚS y MARÍA JESÚS DE AGREDA están muy cercanas a lo que conocemos como viajes. La Iglesia Católica tiene referencias y estudios en este camino, incluso de cómo se “catolizó” centro-américa.

En la década de los 70, se conoce a través de la entrevista a  un científico italiano que existe una investigación compartida entre la Iglesia Católica y el Gobierno de U.S.A. donde se estudiaban las técnicas de BILOCACIÓN (término utilizado para describir un fenómeno paranormal, sobrenatural o divino, según el cual una persona u objeto estaría ubicado en dos lugares diferentes al mismo tiempo) y que según el propio científico estaban consiguiendo progresos “muy satisfactorios”.

Incluso hoy en día se conoce que el servicio de inteligencia de la C.I.A. dispone de un grupo de personas dedicadas a técnicas paranormales y muy especialmente a los VIAJES ASTRALES.

reiki-la-luz-de-ambar-madrid.jpg

Finalmente, os dejo una serie de recomendaciones para poder practicar en casa y conseguir el poder VIAJAR.

Antes de empezar tu viaje astral, es importante que prepares algunas cosas para garantizar la proyección astral. No necesitas nada especial, pero si será recomendable que cuentes con un espacio tranquilo donde puedas relajarte.

Es mucho más fácil alcanzar el estado necesario de relajación y de mayor conciencia durante el amanecer, aunque en realidad es posible realizarlo a cualquier hora del día, ya que no existen unos requisitos inflexibles. Este paso se trata más bien de una preferencia personal, por lo que te recomendamos que realices el viaje astral cuando te sientas con mayor motivación para hacerlo.

Tumbarse en la cama o en el sofa es una técnica muy frecuente que permite entrar en un estado máximo de relax tanto al cuerpo como al cerebro.

Es más fácil realizar un viaje astral cuando estamos solos que cuando estamos con alguna otra persona más en la misma habitación.

Túmbate bocarriba y cierra tus ojos. Trata de limpiar tu mente y evita pensamientos que te distraigan. Concéntrate en tu cuerpo y en cómo se siente. Tu objetivo es alcanzar un estado de completa relajación, tanto mental como corporal.

Contrae tus músculos y luego relájalos. Empieza con el dedo gordo del pie y ve avanzando en dirección hacia la cabeza. Respira profundamente y exhala completamente. No generes tensión en tu pecho y hombros, tan solo relájate.

Centra tu mente en tu respiración. Tan solo sumérgete en un estado de relajación. Siente como comienzas a FLOTAR dentro de tu cuerpo.

ciudad-real-reiki-la-luz-de-ambar.jpg

Una vez tengas todo listo, es el momento de proyectar tu alma fuera de tu cuerpo. No debes preocuparte, es algo completamente seguro y, aunque al principio puede emocionarte tanto como asustarte a partes iguales, las probabilidades de hacerlo correctamente son realmente elevadas.

Visualiza en tu mente la habitación en la que estás tumbado. Mueve tu cuerpo en tu mente para levantarlo. Mira a tu alrededor. Ponte de pie y anda alrededor de la habitación, después mira tu cuerpo en la cama.

Tu experiencia extracorpórea estará completa si sientes como si estuvieras contemplando tu propio cuerpo desde el otro lado de la habitación, y que tu consciencia en si misma ahora está separada de tu cuerpo.

Alguna gente necesita un poco de práctica para conseguir llegar a este nivel. Por otro lado, es posible para cualquiera que lo desee y practique lo suficiente.

Si tienes problemas para levantar completamente tu alma de tu cuerpo, intenta primero con una mano o con una pierna primero. Sigue practicando hasta que seas capaz de moverte por toda la habitación.

TU ALMA SIEMPRE PERMANECE CONECTADA A TU CUERPO MEDIANTE UNA FUERZA INVISIBLE: EL “CORDÓN DE PLATA”.

Esta fuerza permite que guíe tu alma de vuelta al cuerpo. Entra de nuevo en tu cuerpo. Mueve físicamente los dedos de tus manos y de tus pies y, poco a poco, entrarás de nuevo en un estado de plena consciencia.

SIMPLEMENTE PRÁCTICA